MENU

Creando una cultura de respeto y confianza

Creando una cultura de respeto y confianza

Cuando las personas piensan en un gran lugar de trabajo, a menudo imaginan una compañía con oficinas modernas, celebraciones increíbles y buenos beneficios. Si bien esos elementos están presentes en muchos de Los Mejores Lugares para TrabajarTM, la definición de un gran lugar de trabajo va mucho más allá de los beneficios.

De hecho, en esencia, un gran lugar de trabajo se trata del nivel de confianza que los colaboradores experimentan en sus líderes, el nivel de orgullo que tienen en sus trabajos y la medida en que viven el día a día con sus compañeros.

La confianza es el principio definitorio de los grandes lugares de trabajo y se crea a través de la credibilidad de la gerencia, el respeto con que los colaboradores sienten que son tratados y la imparcialidad que perciben de sus líderes.

Al desarrollar respeto, confianza y compromiso en el lugar de trabajo, podemos cambiar la calidad de la vida laboral para todos los colaboradores. La clave para crear un excelente lugar de trabajo no es un conjunto prescriptivo de beneficios, programas y prácticas para los colaboradores, sino la construcción de relaciones de alta calidad en el lugar de trabajo, relaciones caracterizadas por orgullo, propósito en el trabajo / sentido de la misión, comunicación honesta, camaradería y trato justo.

Crear una cultura de confianza entre los líderes empresariales, gerentes y colaboradores (y también proveedores y clientes) no solo es lo correcto, sino también la ventaja competitiva más fuerte de una organización. Según nuestras investigaciones, sabemos que las organizaciones que generan confianza y compromiso crean culturas que ofrecen un desempeño empresarial sobresaliente y sostenible. Los líderes empresariales deben concentrarse en el valor a largo plazo y no en los números a corto plazo / ganancias rápidas.

Las organizaciones necesitan evaluar regularmente la cultura de su lugar de trabajo midiendo los niveles de confianza de los colaboradores y la participación de los colaboradores en la organización para tomar medidas correctivas oportunas. Debido a las presiones financieras y la reducción de costos, muchos líderes y gerentes dañan involuntariamente la relación que tienen con los colaboradores, que a menudo suele generar estrés, exceso de trabajo y la mala salud de las personas.