Construyendo la fuerza laboral del futuro presente

Construyendo la fuerza laboral del futuro presente

Está sucediendo, justo ahora: el futuro se hizo presente. Uno de los retos colectivos más significativos es la construcción de la nueva fuerza laboral, en la cual hay colaboradores de tiempo completo, de tiempo parcial, free lancers y robots.

Las empresas tienen colaboradores trabajando en sus oficinas, en la calle, en las oficinas de los clientes, en homeoffice y en esquemas mixtos, algunos en relación de dependencia y otros mediante contrato de prestación de servicios. Todo un multiverso laboral que no solo se despliega ante nuestros ojos, sino que nos absorbe.

 

La crisis sanitaria, humanitaria y económica anticipó la construcción del presente laboral y los Mejores Lugares para Trabajar™ en Ecuador 2020 lograron capitalizar la solidez de la cultura pre-covid y diseñar un plan de continuidad del negocio con cuatro elementos comunes: articulación, comunicación, cuidado y velocidad. Haber implementado el teletrabajo antes de la pandemia le dio a la mayoría de estas organizaciones una ventaja en los momentos críticos.

Para estas organizaciones reconocidas, la ventaja cultural ya rendía sus frutos, y durante el 2020 se constituyó en un terreno abonado para afrontar los cambios derivados de la crisis por el Covid-19. En el contexto del 2020, las acciones de cuidado más valoradas por los colaboradores se encuentran en el entorno físico y emocional. En el plano físico, adoptaron las medidas de bioseguridad, facilitaron las pruebas de diagnóstico, entregaron los equipos y recursos necesarios y brindaron entrenamiento para su uso, reafirmando la importancia del autocuidado. Además, levantaron rápidamente un estatus de las condiciones para el trabajo en casa, como el Internet de banda ancha, así como el mapa de la familia en teletrabajo, homeschooling, cuidado de adultos mayores y personas con discapacidad, procurando ajustar las reuniones de trabajo a esta realidad y resolviendo las necesidades de recursos existentes.

 

Así mismo, estos destacados lugares de trabajo comprendieron la importancia de cuidar la salud mental de los colaboradores con respecto a la continuidad del negocio, implementando medidas de contención emocional para los diferentes niveles de riesgo identificados. Así, mapearon la incidencia de la ansiedad y la depresión y tomaron la disminución de la incertidumbre como objetivo, a través de acciones de comunicación donde el CEO asumió un papel fundamental para informar clara y directamente tanto las decisiones positivas como las que no lo eran.

 

En las empresas reconocidas como Mejores Lugares para Trabajar en Ecuador 2020, el equipo de Talento Humano, en una coyuntura tan atípica, tradujo en acciones el entendimiento de la estrategia y las necesidades de la gente; lograron estar cerca a pesar de las barreras de la prolongada cuarentena, tomaron decisiones ágiles a medida que se generaban los cambios; y, brindaron realimentación permanente desde y hacia los colaboradores y su entorno familiar, consiguiendo una versión pandemia de la cultura organizacional, con altos niveles de aceptación.

 

Finalmente, otro elemento altamente diferenciador de los Mejores Lugares para Trabajar es el estilo de liderazgo, el cual se transformó para incorporar más flexibilidad, cercanía, individualización y vulnerabilidad, conduciendo a los líderes a gestionar y sentirse más cómodos con el multiverso laboral, al tiempo que direccionaban los cambios en el negocio a toda velocidad.