Equilibrar el empoderamiento y la responsabilidad es vital en la gestión de equipos

Equilibrar el empoderamiento y la responsabilidad es vital en la gestión de equipos
El empoderamiento de los colaboradores puede ser una herramienta poderosa para mejorar la eficiencia, la innovación y la retención de ellas/os, pero es solo la mitad de una estrategia de equipo ganadora.

Por: Mark Frissora, Contribuidor sobre emprendimiento y liderazgo para Entrepreneur. 

BANNER GPTW

Los negocios requieren equilibrio. En mis más de 40 años de liderazgo empresarial, he aprendido que el empoderamiento de los empleados puede ser una herramienta poderosa para las empresas que buscan mejorar la eficiencia, la innovación y la retención de empleados, pero también he aprendido lo desastroso que puede ser cuando el empoderamiento no se equilibra con la responsabilidad. .

La esencia del empoderamiento: En esencia, el empoderamiento consiste en dar a los empleados control sobre cómo desempeñan sus funciones. Imagínese a los empleados de Henry Ford de pie en sus puestos en las líneas de montaje de Dearborn de finales de la década de 1920. El éxito de la empresa dependía de que cada uno hiciera una cosa de una manera precisa en un momento preciso, con poco o ningún espacio para la creatividad o la innovación. Cuando esa es la cultura, la retroalimentación generalmente no es bienvenida y no se espera innovación, no es un ambiente de empoderamiento.

Pero cuando las empresas empoderan a los empleados, les dan algo de control sobre cómo se realizan las asignaciones, de repente hay una nueva voz para refinar los sistemas y optimizar los resultados, y el enfoque de la administración pasa de supervisar las tareas a definir metas y mantenerse enfocado en los resultados. En un entorno tan ágil, la gerencia se asegura de que los equipos tengan los recursos que necesitan para hacer avanzar las cosas, interviniendo solo cuando se encuentran en un punto muerto.

Cuando el empoderamiento sale mal: En Tenneco Automotive, Inc., donde me desempeñé como presidente y director ejecutivo de marzo de 1999 a julio de 2006, nuestras plantas de fabricación utilizaron un concepto de empoderamiento de los empleados llamado "equipos de trabajo autodirigidos", cuyo objetivo era eliminar a los supervisores y la gerencia y permitir empleados para administrarse a sí mismos. 

Gastamos dinero con consultores externos para mejorarlo, y todo el proceso tomó aproximadamente dos meses y medio para que todos se capacitaran y los sistemas funcionaran. En tres meses, surgieron problemas importantes que resultaron en que perdiéramos nuestra “Bandera Q1”, que se entrega a los proveedores que han alcanzado o superado los estándares de calidad del producto establecidos por Ford.

En general, descubrí que ser autodirigido no es para todos; Si los empleados simplemente no quieren serlo o no han dedicado mucho tiempo a capacitarse para ser autodirigidos, el éxito no será fácil. También encontré que tal programa requiere supervisión adicional por parte de la gerencia, pero la conclusión fue que, incluso con la capacitación, nuestras expectativas eran demasiado altas y nuestra responsabilidad demasiado baja.

Equilibrio con la responsabilidad: Como aprendí por las malas a través de esa experiencia, el empoderamiento debe equilibrarse con la responsabilidad; a medida que los empleados tienen más poder para controlar cómo trabajan, deben tener más responsabilidad por el resultado. Mirando de nuevo a la era de Henry Ford: cuando un Modelo A tenía problemas, lo más probable era que fuera una falla del sistema y no el resultado de una decisión del empleado.

Es por eso que estas estructuras son tan populares en los negocios: cuando surgen problemas, son más fáciles de solucionar cuando todo está administrado por el sistema. Pero en una cultura que valora el empoderamiento, los líderes asumen el papel de mentores, a diferencia de los gerentes: ayudan a los empleados a evaluar cómo sus esfuerzos están llevando a la empresa hacia sus objetivos, lo que a su vez promueve la autodirección y las habilidades de autoevaluación.

El empoderamiento equilibrado con la responsabilidad puede ayudar a casi todos los gerentes, pero es especialmente importante para los empresarios. No limite el éxito de su empresa a la información y la innovación que usted aporta; el empoderamiento de los empleados puede sentirse inicialmente como una pérdida de control, pero cuando se equilibra con la responsabilidad, ayudará a construir una empresa que se beneficie de las fortalezas y pasiones verdaderamente colectivas.

Fuente: Entrepreneur en Español

Traducido y adaptado por: Felipe Dueñas, Growth and Digital Marketing Coordinator, Great Place To Work® Ecuador. 

Si quieres que tu empresa sea un gran lugar de trabajo y cuente con iniciativas similares, que te permitan construir una fuerte Marca Empleadora, contáctanos a través de:https://bit.ly/3DwuBNk 


CONTÁCTANOS

POR WHATSAPP