La salud mental de los colaboradores es labor determinante del líder

La salud mental de los colaboradores es labor determinante del líder

Los líderes son referentes para sus equipos. Son mentores que los guían tanto en su desarrollo profesional a largo plazo como en el desempeño cotidiano de sus tareas y velan por el bienestar y la salud mental.

La influencia de los líderes en la creación de espacios laborales mentalmente saludables es determinante. Por lo tanto, quienes ocupan estas posiciones de liderazgo con conciencia y compromiso buscan capacitarse y contar con herramientas que les permitan ejercer su rol de la mejor manera, con el fin de generar ámbitos laborales donde los colaboradores se sientan psicológicamente seguros.

¿Qué hacen los líderes para cuidar la salud mental de sus colaboradores?

Los líderes comprometidos con la salud mental de sus colaboradores son conscientes de que sus acciones tienen un impacto directo en el bienestar de los mismos. Por lo tanto, en las interacciones cotidianas con sus colaboradores tienen esto en mente.

Estas son algunas de las acciones que los líderes llevan a cabo en los mejores lugares para trabajar para garantizar la salud mental de sus empleados y promover su productividad:

  • Integran prácticas de salud mental en todo lo que hacen y no lo dejan solo en manos del área de recursos humanos.
  • Brindan escucha activa y comunicación bidireccional.
  • Crean ambientes de trabajo donde el colaborador puede expresarse sin miedo a las represalias.
  • Establecen objetivos y expectativas claras, ya que saben que cambiar las metas permanentemente genera estrés en los colaboradores.
  • Asisten a sus equipos en el manejo del estrés, dándoles soporte y flexibilidad.
  • Hacen partícipes a los colaboradores en las tareas y objetivos que los involucran.
  • Dan a los miembros de sus equipos control y autonomía sobre su propio trabajo.
  • Muestran un interés sincero en sus colaboradores como personas y no solo como trabajadores
  • Crean entornos y vínculos de confianza.
  • Promueven la resiliencia organizacional e individual.
  • Se preocupan por la seguridad y estabilidad financiera de sus trabajadores.
  • Invitan a sus colaboradores a expresarse cuando no se sienten a gusto con determinadas situaciones.
  • Ayudan a su gente a conectar su propósito laboral con el personal.
  • Están atentos a las situaciones y necesidades particulares de cada colaborador, sobre todo en el contexto actual de pandemia.
  • Animan a las personas a equilibrar su vida profesional con su vida laboral.

Cuanto más crítico es el contexto, más importante es el rol del líder

El rol del líder siempre es determinante, pero en los momentos críticos aún más.

El Covid-19 no hizo más que potenciar los desafíos organizacionales referidos a salud mental y los líderes fueron quienes se pusieron al hombro este reto.

Un liderazgo innovador y comprometido fue lo que permitió a las organizaciones enfrentar la pandemia exitosamente. De modo que se aseguraron los resultados económicos mientras se cuidó el bienestar de los colaboradores.

Hoy el desafío sigue vigente y suma una nueva arista: cuidar la salud mental en la vuelta a las oficinas. Simultáneamente, los líderes están trabajando el “durante” y pensando los cuidados y soportes que serán necesarios para el post pandemia.

La salud mental impacta en la salud física y emocional

Cuando la salud mental de los empleados se ve afectada, esta repercute también en su salud física y emocional. Esto se refleja, por ejemplo, en un aumento en los niveles de ausentismo como consecuencia del agotamiento y el burnout.

Cuando la salud mental está afectada, no solo la sufre el colaborador, sino que la empresa también padece el impacto directamente en los resultados del negocio. Por el contrario, cuando la salud mental de los colaboradores es buena, esto impacta positivamente en el ámbito laboral y en la sociedad en general.

Medir la salud mental para saber dónde estoy y cómo seguir

Para conocer y atender la salud mental de nuestra organización necesitamos datos. Esos datos solo pueden obtenerse midiendo las variables claves que reflejan el grado de bienestar de los equipos. Para tomar decisiones que nos permitan mejorar, lo primero que tenemos que saber es dónde estamos parados. Recién en esta instancia podremos fijarnos el objetivo de adónde queremos llegar.

Las empresas que se ocupan de gestionar el bienestar integral de sus colaboradores, más allá del despliegue de recursos que utilizan para mejorar su calidad de vida física, emocional y mental, invierten mucho en mediciones crónicas que les permiten comprender cómo se sienten sus colaboradores para poder tomar decisiones más acertadas al momento de tener que realizar algún tipo de intervención.

 ¿Puedes conocer cuáles son los niveles de salud mental de tu organización?

En Great Place to Work® podemos ayudarte a conocer cómo se sienten hoy tus colaboradores en relación con su salud física, emocional y brindar datos precisos para facilitar la gestión de estos temas por parte de los líderes y de la organización.

Si te interesa medir y potenciar la confianza y la cultura de tu organización podemos ayudarte mediante nuestra plataforma de medición y análisis Emprising™. Te invitamos también a conocer más acerca de nuestra Certificación™ y cómo ser parte de nuestro ranking de Los Mejores Lugares para Trabajar™.