¿Puedes curar una cultura de trabajo tóxica?

¿Puedes curar una cultura de trabajo tóxica?

En resumen: sí, puedes. Pero va a tomar tiempo, arduo trabajo y consistencia.

¿Cómo saber si tu cultura es tóxica? Tu gente te lo dirá. Te presentamos algunos factores a tener en cuenta: la rotación de empleados es alta, los rumores están activos, la gente se queja abiertamente de la empresa y siempre planea tener una "reunión después de la reunión".

Para ser justos, cada cultura es un trabajo en progreso y en continua evolución. Lo que separa una cultura empresarial tóxica de una que está experimentando ajustes de desarrollo es la consistencia de los aspectos inadecuados y la relativa no intervención para corregir los problemas.

En las culturas tóxicas, la información no se comparte, la gente no se siente emocional y psicológicamente segura y, en última instancia, el negocio sufre. Sin embargo, reconstruir la confianza si es posible.

 

¿Cómo arreglar un entorno de trabajo tóxico?

1. Aceptar responsabilidad

Uno de los primeros pasos es que los líderes ejecutivos se responsabilicen plenamente por el estado actual de la cultura y la experiencia de los colaboradores. 

Deben describir de manera transparente cómo la cultura actual afecta negativamente a los clientes, colaboradores y al negocio en general. También deben comenzar a describir un estado futuro y cómo la actitud positiva de las personas beneficiará a la organización y a esos mismos grupos.

"Los empleados no crean el desastre, y los gerentes intermedios no pueden arreglarlo. Adquiera el problema y comprométase a hacer lo correcto".

2. Haz lo que dices que vas a hacer

Si no estás comprometido a hacerlo, no lo digas. Este no es el momento de hacer grandes promesas. Es un momento para volver a los fundamentos de credibilidad, respeto y equidad.

Reconstruir la confianza tiene que ver con la coherencia y eso se muestra en sus acciones. Todos los líderes deben entender que operarán bajo un microscopio y que están siendo evaluados bajo la expectativa de sus colaboradores sobre el cumplimiento de sus promesas.

Con mayor frecuencia, las empresas ajustan sus acciones en torno a su propósito. Tal vez sea un retorno a sus valores, o trabajar en un nuevo conjunto. En cualquier caso, debes encontrar algo y comprometerte con ello.

"Reconstruir la confianza tiene que ver con la coherencia, y eso se muestra de manera más observable en sus acciones".

Un ejecutivo de una empresa de telecomunicaciones admitió que el equipo de liderazgo se volvió hiper enfocado en asegurar el financiamiento y entregar el producto, por lo que en el transcurso de 18 a 24 meses, reemplazaron involuntariamente sus valores con un espíritu de "lo que sea necesario, hazlo" y la gente siguió su ejemplo.

Esto llevó a los líderes a socavar su credibilidad, tratar a las personas como peones y a un trato claramente injusto para los empleados y equipos.

3. Comprometerse con la comunicación

La comunicación siempre es clave en cualquier transformación, pero cuando se está reconstruyendo la confianza en una cultura tóxica, la comunicación transparente es el lugar adecuado para enfocarse. Genera confianza, en particular transparencia en torno a dónde está progresando y dónde se está quedando corto. 

Compartir cómo tomó decisiones es una excelente manera de demostrar su compromiso con una nueva forma de hacer las cosas.

Una multinacional de hospitalidad con la que trabajé reformuló su cambio de cultura en torno a la experiencia del trabajador por turnos, preguntando: ¿Cómo afectará positivamente esta decisión la experiencia laboral de los colaboradores por turnos? 

"Compartir cómo tomaste las decisiones es una excelente manera de demostrar tu compromiso con una nueva forma de hacer las cosas".

Y cuando las decisiones no se alineaban con la experiencia que querían crear para esos trabajadores, no lo hicieron, incluso si normalmente lo habrían hecho o tenía sentido financiero. Fue una clara desviación de su típico mantra de "el invitado es lo primero".

Aquí es donde sus líderes de línea media y de primera línea pueden involucrarse. Active a sus líderes pidiéndoles que compartan cómo están tomando decisiones y cómo están siendo más transparentes que antes, dando más información y más contexto a su gente. Cuando los ejecutivos articulan consistentemente el cómo y por qué detrás de las decisiones, invitan a la gente al proceso de remodelar la cultura.

No es demasiado tarde para arreglar la cultura de su empresa

Si se hace de manera consistente, estas tres cosas le darán la base firme que necesita para reconstruir la confianza.